archivo

Archivos Mensuales: agosto 2012

Es verdad que en lo que a moda se refiere ya poco o nada nos sorprende. Estamos acostumbradas a guardar en el armario durante años prendas que rescatamos tiempo después y a odiar otras que encumbramos en siguientes temporadas. Algo así es lo que les ha sucedido a muchas con los sneakers Willow de Isabel Marant, que en cuestión de meses han pasado de ser objeto de culto para unas pocas fashionistas, a ser objetivo prioritario de las cadenas low cost. De la pasarela al mainstream, estos sneakers se han colado en todas las revistas y blogs de moda y han desatado el furor. Y es que no son unas zapatillas cualquiera. Los Willow incorporan a su diseño una cuña revestida, objeto de polémica ya que, aunque no es la primera vez que la moda fusiona dos elementos tan dispares, nunca antes esta unión había causado tal revuelo.

Sneakers Willow de Isabel Marant

Amados a la vez que odiados, nadie se escapa a su influencia. Primark, Topshop o Ash ya tienen a la venta sus modelos y se rumorea que esta temporada saldrá la esperadísima versión de Zara, cuyas fotos han empezado a circular por la web. Estemos a un lado o al otro de la balanza, lo cierto es que este otoño estos sneakers llenarán armarios y no solo los de las celebrities, que ya han paseado los suyos, algunas con estilismos acertados y otras… no tanto.

La supuesta versión de Zara

Error o acierto, lo que está claro es que no importa la edad. Tanto Julianne Moore como Dakota Fanning se apuntan a la tendencia más cómoda. La primera combina los Willow con un outfit deportivo y la segunda con vestidos o pantalones y compartiendo protagonismo con un maxibolso de Céline.

Es difícil encontrar a Kate Bosworth con un fallo de estilismo. Sin embargo, juntar las Willow con una maxifalda puede resultar un poco excesivo.

Marion Cotillard, por su parte, hace de este complemento estrella el protagonista de un look masculino y muy sencillo.

También acierta la hermanísima de las Olsen. Elizabeth aprende rápido y luce tendencias con un estilo muy personal.

Penélope Cruz y Rashida Jones también se apuntan al look confortable dándole el toque fashion con los sneakers de Marant.

Otra fan de los Willow es Rose McGowan. La actriz de Embrujadas y favorita de directores como Quentin Tarantino los lleva con ella a todas partes.

¿Pro o contra? Da igual. Nos gusten o no, esta temporada los sneakers de Isabel Marant mandan y ya sea en su versión original o en otras más económicas darán el salto definitivo de las revistas a la calle, que se saturará con su presencia.

Hace tan solo unos días se cumplía el 50 aniversario de la muerte de la rubia más sensual de todos los tiempos. Marilyn Monroe fallecía el 5 de agosto de 1962 dejando uno de los legados más valiosos del cine y la moda. Bellezas como Scarlett Johansson o Michelle Williams han sido comparadas con la bomba rubia pero ninguna ha podido igualar el nivel del mito erótico por excelencia.

Ya a principios de siglo, Hollywood empezaba a conocerse como cuna del star system y la moda dictaba que las mujeres más bellas debían ser rubias. Con Marilyn a la cabeza, las actrices de cabello dorado se colocaron en la cima y ahí permanecieron hasta hoy en día. Desde las clásicas Grace Kelly o Marlene Dietrich, pasando por Catherine Deneuve, Brigitte Bardot y Kim Basinger, a las más actuales como Reese Witherspoon, Charlize Theron y Diane Kruger, pocas películas y series se han hecho en las que tener el cabello rubio no sea sinónimo de sensualidad. Y, aunque las morenas han ganado terreno, sabemos desde los años 50 que, teñidas o naturales, los caballeros las prefieren rubias.

Pasado casi medio siglo desde entonces, en los años 90 la figura de la rubia explosiva se tornó en el personaje de la lolita, con una jovencísima Britney Spears liderando el grupo y abriendo camino a este nuevo estereotipo. Aunque mujeres como Pamela Anderson se situaban en las listas de las actrices más sexys del planeta, otras se ganaban al público con su dulzura  y encanto. Fue este el caso de Melissa Joan Hart que, con su papel en Sabrina Cosas de Brujas, llegó a ser casi tan popular como su amiga Britney.

En la misma época Sarah Michelle Gellar se hacía famosa gracias a su personaje protagonista en Buffy cazavampiros. Con una imagen entre lolita y mujer dura, la cazadora más conocida de la televisión cautivó a más de una generación.

Pero el verdadero éxito le llegaría unos años antes a la serie más famosa de todos los tiempos y a sus protagonistas. Friends se convirtió en el show más aclamado y Jeniffer Aniston, con su interpretación de la atractiva Rachel Green, en la actriz cuyo cabello fue (y es) uno de los más imitados y envidiados.

A finales de la década, cuando el boom de Internet comenzaba a abrirse camino y la popularización de la moda era más que inminente, una estilosa Sarah Jessica Parker, de la mano de su álter ego Carrie Bradshaw, se hacía, gracias a Sex and The City, con la merecida consideración de la rubia con más clase del star system.  Un rol que ahora peligra con la llegada de las nuevas generaciones, lideradas por la perfecta Blake Lively que como su personaje, Serena Van Der Woodsen en la serie Gossip Girl, es una de las it girls del momento.

También a partir de una mujer rubia que hace las delicias de todos los que la rodean se vertebran dos de los shows de más éxito del momento: True Blood y The Big Bang Theory. Sookie Stackhouse (Anna Paquin) y su estilo dulce y encantador enamoran a humanos y seres sobrenaturales en el primero, mientras que en el segundo Penny (Kaley Cuoco) descontrola a la comunidad de frikis formada por sus vecinos de enfrente.

Muy diferente es el personaje de January Jones en Mad Men. La frialdad de Betty Draper la convierte en la mujer de hielo que, con una estética parecida a la de las protagonistas de las películas de Hitchcock, acaba siendo la más odiada de la serie.

No ocurre lo mismo con las más jóvenes de la pequeña pantalla. Ashley Benson, Hanna en Pretty Little Liars, y Candice Accola, Caroline en The Vampire Diaries, presumen de un estilo fresco y juvenil que las encumbra como dos de las actrices más aclamadas entre el público teen.

Mucho más bohemio es el estilo de Jessa (Jemima Kirke), la inglesa alocada de una de las series más recientes. Girls acaba de cerrar una controvertida y polémica primera temporada cuyo éxito le ha asegurado una segunda parte que se emitirá en enero.

Pero no solo los cabellos rubios están de moda. Las morenas reclaman su sitio en la pequeña y gran pantalla y sucumben a la tendencia a través de las exitosas mechas californianas, que dan a melenas claras y oscuras un tono luminoso y un efecto dorado. Es el caso de la coprotagonista de Gossip Girl, Blair Waldorf (Leighton Meester), o de la protagonista de The Vampire Diaries, Elena Gilbert (Nina Dobrev). También las luce en la última temporada de Pretty Little Liars la deportista Emily Fields (Shay Mitchell) y la despampanante Gloria (Sofía Vergara) en Modern Family que, aunque cubre su rubio natural con tinte oscuro, suaviza el color de las puntas.

Y es que una cosa está clara, el cabello claro es tendencia y, aunque las morenas no tengan nada que envidiar, figuras como la de Marilyn Monroe siempre estarán ahí para recordarnos que el mito erótico fue, es y será una mujer rubia.

No hay duda de que este año la temporada Primavera/Verano se ha encargado de resaltar la femineidad de la mujer con prendas de un estilo muy ladylike. Pero si hay una tendencia que se ha erigido como la defensora de las formas femeninas por excelencia esa es el peplum. De origen griego, el peplos (peplum en latín) era la versión femenina de la clámide, un manto corto que se sobreponía a la prenda básica helénica (el chitón). A partir de entonces, el peplum permaneció en el vestuario femenino durante siglos, siendo empleado, sobre todo, en las épocas en las que la moda tendía a realzar las curvas de las mujeres, marcando mucho la cintura y acentuando la cadera.

La diosa Atenea con peplos

Aliado de los corsés, el peplum realizó una tímida vuelta a principios de siglo para regresar con fuerza en los años cuarenta, cuando se convirtió en protagonista del celebrado New Look creado por Christian Dior tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. En los años ochenta, volvió a ser tendencia de la mano de los outfits recargados y extravagantes que marcaron la década y tras un tiempo de silencio, el peplum volvió a subirse a las pasarelas del siglo XXI para convertirse en el máximo exponente de la feminidad esta temporada.

New Look de Dior

Ya en el año 2010 algunas de las actrices más famosas del star system se apuntaron a la moda peplum en la alfombra roja. Rachel Bilson de Peter Som, Demi Moore de Lanvin y Reese Witherspoon de Jason Wu se adelantaron a la tendencia.

Sin embargo, si hubo una precursora esa fue Patricia Field que, como siempre dictando tendenca, vistió a nuestra eterna Carrie (Sarah Jessica Parker) con un vestido con peplum ya en 2008 para la primera película de Sex and The City. Tres años más tarde, en 2011, veíamos a Sarah Jessica en la portada de la revista Marie Claire  vestida con un modelo de Giambattista Valli que también lució la guapa Emma Stone, una adicta a la tendencia que volvió a repetir este año con un vestido de la casa italiana Bottega Veneta y un outfit bicolor de Martin Grant.

Pero Emma no es la única fan del volante más aclamado de la temporada. Como ella, otras lo han vestido hasta en tres ocasiones. Entre ellas se encuentra Blake Lively, ataviada en 2011 con un outfit de Chanel y con un modelo diseñado por Victoria Beckham y repitiendo este año con un vestido de Jason Wu. Y también Diane Kruger que, con el negro como color de base, lució dos modelos de Chanel y uno de Balmain el año pasado.

Otras conocidas actrices que se han apuntado a la tendencia peplum son Michelle Williams, vestida por Jason Wu y Louis Vuitton; Elizabeth Banks, de Mary Katrantzou y Antonio Berardi; Sofía Vergara con dos modelos ambos de Marchesa; Scarlett Johansson con diseños de Versace y Prada; Charlize Theron de Lanvin y Stella McCartney; o Olivia Wilde, que lució este año un vestido de Mason by Michelle Mason tras haber llevado en 2011 un modelo blanco de Marchesa.

La actriz de Pretty Little LiarsLucy Hale, también se confiesa adicta al peplum y lo viste más de una vez, tanto dentro como fuera de las pantallas. En un capítulo de la serie la pudimos ver con un vestido estampado y en los Muchmusic Video Awards con un diseño de Peter Som.

Y es que el peplum pisa fuerte y tiñe todas las alfombras rojas de diferentes colores y formas. De un clásico negro pudimos ver a Eva Longoria de Cushnie Et Ocs, a Penélope Cruz con un vestido de Emilio Pucci y a Naomi Watts de Stella McCartney.

Con transparencias lo lucieron la joven Dakota Fanning, con un diseño de Elie Saab, Liv Tyler de Stella McCartney y Emily Vancamp de Stacey Vendet.

Anne Hathaway, de Prabal Gurung, y Jate Welsh, de Mandalay, escogieron modelos que combinan la tendendia con el total look blanco. Acierto seguro.

Por su parte, Emma Watson y Rachel Bilson unieron los dos tonos vistiendo looks black&white de Jason Wu la primera y de Alexander McQueen la segunda.

Combinado con pedrería es como lo vistieron Eva Mendes, de Prada, y Freida Pinto, de Michael Angel.

El pastel es otra de las tendencias que reinan en esta temporada. La actriz india Aishwayra Ray lució ambas ya en 2011 en un modelo de Elie Saab, mientras que la francesa Marion Cotillard apareció este año en las páginas de la revista Marie Claire vestida por el mismo diseñador.

Los tonos cálidos son otro aliado perfecto para el peplum. Por eso, January Jones y Emma Roberts eligieron dos diseños en amarillo, la primera de Versace y la segunda de Escada.  Por su parte, Christina Appelgate y Devon Aoki se rindieron a la sensualidad del rojo, la primera con un diseño de Max Mara y la segunda de Alice+Olivia.

Jennifer Aniston, Evan Rachel Wood y Zoe Saldana optaron por combinarlo con prints, unos más clásicos que otros. Tom Ford, Gucci y Prabal Gurung son los diseñadores de sus outfits.

Muy clásicos son los vestidos que lucieron Rashida Jones y Tina Frey. Tory Burch y Carolina Herrera firman estos dos modelos en azul.

Pero, sin duda, la firma del peplum por excelencia es Dior. Con la actriz de origen ucraniano, Mila Kunis, como imagen del icónico bolso Miss Dior, nadie crea estilismos lady más impresionantes que la casa parisina.

De las alfombras rojas al mainstream y reivindicando las formas femeninas, el peplum continuará siendo una de las tendencias estrella en la temporada otoño/invierno.

Desfile de Alta Costura de Dior Fall/Winter 2012-2013

Corre el año 2011 en París y el escritor y guionista Gil Pender (Owen Wilson) disfruta de sus vacaciones en la ciudad del amor junto a su prometida Inez (Rachel McAdams). En la búsqueda de inspiración para terminar su novela, Gil se ve arrastrado, a través de una mezcla entre realidad y ficción, a los años veinte parisinos, una de las épocas doradas vividas por la ciudad con más charme. Midnight in Paris es la última obra maestra del director estadounidense Woody Allen y con ella nos introduce en una era de esplendor que todos querríamos revivir.

Tras la primera Gran Guerra, las vanguardias se consolidaban tanto en las artes como en las letras, y artistas, cineastas o escritores emergentes se concentraban en París, donde la fiesta no había hecho más que comenzar. El constructivismo ruso y el racionalismo dominaban la década y su influencia en el arte y, sobre todo, en la moda era más que notable. En lo que a esta última se refiere, la Primera Guerra Mundial supuso un antes y un después. Tras la sangrienta contienda, las mujeres empezaron a sustituir a sus hombres caídos en el trabajo. Ropa cómoda pero muy chic conformaba la estética de los veinte. La silueta andrógina en forma de cilindro dominaba la escena, la cintura cayó y las faldas se acortaron, al igual que el cabello, que fue recortándose a medida que avanzaba la década.

Con el sombrero cloché y la desaparición de la forma femenina como símbolos principales, los nuevos talentos de la moda crearon escuela. Entre nombres como Madeleine Vionnet o Madame Paquin, una figura sobresalió más que ninguna otra, la de la inigualable Coco Chanel, encargada de encumbrar este nuevo ideal de mujer  que duró hasta la década siguiente, cuando el crack del 29 y el ascenso de los nacionalismos pusieron punto y final a la fiesta parisina.

Y, precisamente en este París de fiesta, brillos y desenfreno, entre nombres como Hemingway, Scott y Ella Fitzgerald, Picasso, Buñuel o Dalí, es por donde se pasea el protagonista de Midinight in Paris, y donde conocerá a la bella Adriana (Marion Cotillard), discípula de Chanel y enamorada de la Belle Epoque.

La estética parisina y la dulzura de la joven Adriana, ataviada según las consignas de la moda de la época, enamorarán perdidamente a Gil, que cada medianoche regresará a buscar inspiración entre artistas y celebraciones.

Magia, esplendor y mucho encanto es lo que desprende el último filme de Woody Allen, que nos invita a ser testigos, a través de todas las manifestaciones del arte, de una era tan prolífica como festejada, y que aún hoy en día muestra su influencia en todo tipo de creaciones, entre ellas las de la moda, que cada año llena las pasarelas con detalles de la década de los veinte, sin duda una de las más revisitadas.

Hace ya más de un siglo que Marquis Mills Converse creaba en Massachusetts las zapatillas más populares de la historia del calzado. Las Converse empezaban su andadura con un diseño muy similar al actual pero hecho con caucho, material que poco después se combinaría con lona y las llevaría al estrellato. Calzado por excelencia del baloncesto desde 1917, cuando se introdujo el modelo All Star, su diseño fue mejorado y popularizado por el baloncestista Chuck Taylor, encargado no solo de dar a conocer las zapatillas por todo el mundo, sino también de modificar su apariencia hasta hacerlas tal y como las conocemos hoy en día. No fue, sin embargo, hasta los años 60 cuando Converse se expandió mundialmente y se empezaron a introducir novedades en su fabricación como nuevos diseños, colores, formas y materiales. Hacia los años 70 y 80 ya era oficial, Converse había tomado la calle.

Hace ya tiempo que las All Star han dejado de ser un calzado exclusivo para deportistas y hoy nos las encontramos a la venta en cualquier parte del mundo y su uso se ha extendido de tal forma que las empleamos tanto para hacer deporte, como para salir de compras o ir a un festival. Cómodas, funcionales y sobreviviendo a las tendencias, las revistas de moda las encumbran hasta tal punto que ninguna celebrity osa prescindir de ellas, motivo por el que siempre se encuentran unas Converse en todo set de grabación, serie, película y, por supuesto, en la calle.

Todos estos motivos son quizás los culpables de que seamos testigos de cómo las protagonistas de Pretty Little Liars hacen de las Converse el complemento ideal de sus looks . Ya desde la primera temporada veíamos como Aria Montgomery (Lucy Hale) y Emily Fields (Shay Mitchel), haciendo gala de dos estilos completamente diferentes, vestían el modelo All Star en más de una ocasión.

Pero si hay un show que se ha convertido en referente de estilo ese es Gossip Girl. Con Eric Daman como estilista, no hay nada que sus protagonistas no vistan y que no sea o no se convierta en tendencia al momento. Hace algunas temporadas veíamos a Jessica Szohr (Vanessa Abrams en la serie) luciendo unas Converse en el set de grabación.

Y aunque la moda no sea, desde luego, el lei motiv de sitcoms como The Big Bang Theory, Modern Family o How I met Your Mother, que sus protagonistas luzcan las All Star es un claro ejemplo de que son las zapatillas más versátiles de la historia.

Y además de versatilidad otra de las características de las archiconocidas zapatillas es, sin duda, la comodidad. Quizás por eso las usa Elena Gilbert (Nina Dobrev) en su lucha contra el mal en The Vampire Diaries, la serie actual de vampiros más popular después de True Blood, cuyos protagonistas también escogen las Converse para enfrentarse a los peligros de Bon Temps. En este caso es la incondicional Tara Thornton (Rutina Wesley) la que las viste.

No sabemos si es porque el baloncesto era la trama alrededor de la que siempre giró One Tree Hill o por la universalidad de Converse, pero varios de los protagonistas del drama lucieron las zapatillas en diversas ocasiones. Desde la más rebelde de la serie, Peyton Sawyer (Hilary Burton), hasta el reconvertido Nathan Scott (James Lafferty) las lucieron temporada tras temporada.

También los personajes de Rory Gilmore (Alexis Bledel) y Meredith Grey (Ellen Pompeo) se han rendido al encanto de las All Star en sus respectivas series: Gilmore Girls y Grey’s Anatomy.

Estrella de outfits ganadores, complemento universal por excelencia y básico imprescindible de todo armario, las Converse siguen pisando fuerte más de un siglo después de su invención, demostrando que no hay terreno que se les resista ni zapatilla que las supere.

▽ MODADDICTION ▽

✚ Trends & Style blog BY JEHNI ✚

El Castor cook&fun

Los mejores momentos se comparten!

nomechillesquenoteleo

blog de creatividad audiovisual

let's•talk•chic

My view on fashion world

nascaranda

peliculas, cine, criticas y algo de literatura fantastica

COMUNICACIÓN OFFLINE, PUNTO Y APARTE

Un blog para reflexionar hacia dónde va la comunicación

Cotton & Gold

Blog sobre moda y tendencias en series, películas, anuncios y un poco de "freakchic".

Blogmodayestilo

Tendencias para hombres

Nyxstyle

Blog sobre moda y tendencias en series, películas, anuncios y un poco de "freakchic".

The Sartorialist

Blog sobre moda y tendencias en series, películas, anuncios y un poco de "freakchic".

Blog sobre moda y tendencias en series, películas, anuncios y un poco de "freakchic".

Blog sobre moda y tendencias en series, películas, anuncios y un poco de "freakchic".

Trendy Tailor

Blog sobre moda y tendencias en series, películas, anuncios y un poco de "freakchic".

Blog sobre moda y tendencias en series, películas, anuncios y un poco de "freakchic".

Blog sobre moda y tendencias en series, películas, anuncios y un poco de "freakchic".

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.